¡NOTICIA!

POR FALTA DE RECURSOS PARA EL MANTENIMIENTO DEL BLOG, MEAPPLEBLOG HA SIDO CERRADO HASTA NUEVO AVISO, GRACIAS. ATT: ADRIÁN, CREADOR DE MEAPPLEBLOG.

jueves, 7 de marzo de 2013

¿Será un iWatch la próxima revolución de Apple?

Llevamos más de un año haciéndonos eco de noticias sobre la televisión de Apple. Sin embargo, en la últimas semanas estamos viendo florecer una buena cantidad de rumores sobre el iWatch. Tanto es así, que incluso se plantea la posibilidad de que sea el nuevo producto de la compañía; pero, ¿tiene sentido para la compañía de Cupertino?. ¿Cómo debería ser?. En este artículo razonaremos algunos de estos interrogantes.

¿Por qué desarrollar un iWatch?

La idea del smartwatch de Apple siempre me recuerda al iPod nano de 6ª generación. En septiembre de 2010, Steve Jobs nos sorprendió con una nueva generación del iPod al que se le podía añadir una correa y utilizarlo como reloj. La pantalla era de 1,54 pulgadas con 240x240 píxeles y tenía una versión muy reducida de iOS, controlada mediante gestos y con las funciones básicas.
El año pasado, Apple eliminó repentinamente este concepto de iPod. Por tanto no es la primera vez que la compañía tantea el terreno, incluso con Steve Jobs presente, y el cambio diseño con el iPod nano de 7ª generación, quizás suponga el primer interrogante.
Por otro lado, hay que comentar un detalle interesante, y es que Tim Cook está en la junta directiva de Nike, y recordemos que esta compañía tiene la Fuelband, un dispositivo que podría compartir características con el iWatch. El otro aspecto a tener en cuenta son los rumores. Estas filtraciones están perfectamente controladas por la compañía, y si bien muchas de ellas no dejan de ser noticias sin sentido y falsas, cuando el río suena agua lleva.
En cuanto al posible beneficio de este producto para la compañía, estratégicamente presenta múltiples alicientes. No es competencia directa de ningún producto de los chicos de Tim Cook, por lo que no habría canibalización pero sí aumentaría el ecosistema de productos, y sería un plus a tener en cuenta frente a los móviles Android, gracias a la fuerte integración que tendría con el iPhone.
El Pebble ha cosechado mucho interés, lo cual demuestra que hay un buen volumen de público geek dispuesto a pagar por un dispositivo así. En el CES también vimos multitud de dispositivos de estas características, por lo que es un mercado a punto de explotar: la renovación del concepto de reloj. Además, un nuevo mercado supone nuevos ingresos para Apple, por lo que los accionistas verían con buenos ojos este movimiento, más incluso si se trata de un iWatch verdaderamente revolucionario.

Su desarrollo presenta algunos retos que superar

Sin duda, crear un nuevo producto tiene dificultades que superar, pero intentar revolucionar un concepto antiguo presenta aun más retos, algunos de ellos básicos para el smartwatch de Apple. Dispositivos como el Pebble, ya han adaptado muchas funciones, pero aun quedan muchos interrogantes en el hardware por resolver.
  • Tamaño: uno de los más evidentes. El iWatch debería tener un equilibrio entre las pulgadas de la pantalla, la potencia y la batería. Un equilibrio que los de Cupertino deben saber manejar puesto que nadie querrá llevar un reloj demasiado grande en su muñeca. Aunque si hay una compañía con un departamento de diseño capaz de conseguirlo, es el dirigido por Jony Ive.
  • Batería: nos hemos acostumbrado a cargar nuestro iPhone casi a diario, pero hacerlo con nuestro reloj nos costaría mucho más. Personalmente no me gustaría tener que quitarme el reloj cada día para cargar la batería, por lo que tiene que tener una autonomía de varios días y la carga inalámbrica podría aportar mucha comodidad en esta función. Aquí también hemos de tener en cuenta el equilibrio entre batería y tamaño/peso.
  • Conexión: ¿cómo conectarlo a nuestro iPhone?. Parece una pregunta sencilla pero no lo es tanto. La tecnología Bluetooth 4.0 parece la más adecuada, gracias a su bajo consumo energético, pero tiene un problema: el rango. Despegarnos de nuestro iPhone unos cuantos metros haría que la conexión se perdiera y con ella la integración de ambos dispositivos. No es un problema crucial, pero sería un dispositivo muy dependiente del smartphone.
  • Pantalla: no solo el tamaño, el cual no deja mucho margen de maniobra, si no la tecnología de la misma. Una pantalla de tinta electrónica haría que los reflejos en pleno día no le afectaran mucho, pero lo haría menos atractivo que una pantalla LCD. Quizás la que más encaje sea la tecnología OLED, con un peor contraste que LCD, pero buena respuesta a los reflejos de la luz solar. Otro detalle interesante es plantearse si la pantalla será curva, en cuyo caso, el CEO de la compañía responsable de Gorilla Glass declaró que aun tardarán un par de años, aunque Apple ya ha obtenido alguna patente al respecto.
  • Seguridad: la cantidad de información que manejaría el smartwatch de Apple haría que la seguridad fuera un punto clave. Perderlo podría significar el acceso a información sensible por cualquier persona, por lo que necesitaría algún sistema de protección en estos casos. Quizás aquí, el Bluetooth pueda servir de ayuda: si se pierde la conexión con nuestro iPhone, el iWatch se bloquea y nos pide introducir un pin a modo de pantalla de bloqueo.
  • Software: el tamaño de la pantalla no lo haría cómodo para trabajar, solo para acciones simples y que requieran pocos toques en la pantalla. El iPod nano de 6ª generación y el actual presentan una versión adaptada, pero Apple no lo llama iOS. El software que a priori encaja en el iWatch es una versión muy reducida de iOS, con un look&feel similar y con un amplio uso de gestos para hacer la experiencia más cómoda.
  • Moda: los relojes han sido desde siempre complementos que forman parte de la moda. No se trata solamente de que Apple logre un diseño atractivo, si no ofrecer además la posibilidad a cada usuario para personalizar su iWatch, bien sea con diferentes carcasas o correas. En el caso del iPhone hay toda una industria de este tipo detrás, por lo que el smartwatch de Apple no debería ser menos.
  • Sumergible: hoy en día es difícil entender un reloj sin que pueda sumergirse en agua. No tiene que ser soportar 100 atmósferas de presión, pero sí debe poder sumergirse sin problemas. Dispositivos como el Pebble ya han superado esto así que no debe ser un problema mayor.

Claves para la experiencia de usuario al estilo Apple

Aquí es donde realmente se pone interesante. La clave en el concepto del smartwatch de Apple es: ¿dispositivo autónomo o periférico?. Personalmente me inclino por la segunda opción, el pequeño tamaño de la pantalla no le dejaría realizar acciones complejas, por lo que tiene más sentido como complemento de los dispositivos iOS o incluso de Mac.
Además, en la actualidad, las notificaciones son una parte fundamental de nuestro día a día con un smartphone. Los mensajes, correos y tweets inundan nuestro centro de notificaciones, por lo que una de las funciones clave de este iWatch podría ser precisamente atender este aspecto.
Aquí nuevamente tenemos que volver al concepto de reloj tradicional para plantearnos si realmente queremos un dispositivo que esté continuamente recibiendo notificaciones. Por lo que Apple tiene que permitirnos controlar a la perfección qué notificaciones de qué aplicaciones llegaran al iWatch y cuales se quedarán exclusivamente en el iPhone, para no saturar de información innecesaria el dispositivo (¿he oído grupos de Whatsapp?).
Este smartwatch de Apple tiene otro aspecto clave, y es que es un dispositivo que tendremos las 24 horas del día encima. Una de las ventajas del iPhone es que precisamente lo llevamos con nosotros a cualquier parte, pero en este caso sería literalmente todo el tiempo. Esto nos haría personas hiperconectadas, teniendo en cuenta dos problemas principales: el rango Bluetooth y el exceso de información que comentábamos.
Tratándose de la compañía de Cupertino, el diseño del iWatch con Jony Ive al frente sería claramente minimalista. Con el menor número de botones posible, probablemente uno solo para las funciones más importantes, y con una pantalla que sería prácticamente todo el dispositivo. Aquí hemos de tener en cuenta la posibilidad de personalizar el reloj para cada usuario.

Funciones importantes del iWatch

En el apartado software hay muchas funcionalidad importantes a tener en cuenta para que sea capaz de proporcionar una experiencia el estilo Apple, pero sin duda, el aspecto diferenciador frente a otros relojes inteligentes de la competencia sería el nivel de integración con el ecosistema iOS. Además de eso, también tendría que poder realizar algunas funciones interesantes como:
  • Funciones básicas: al principio los teléfonos solo servían para llamar, y ahora es lo que menos hacemos. En este caso podría pasar algo similar, pero no podemos olvidar que seguirá siendo un reloj, y funciones como mostrar la hora, alarma o cronómetro tendrán que estar presentes. En este caso, añadir un pequeño espacio para mostrar la previsión meteorológica a la vez que muestra la hora podría ser interesante.
  • Pantalla de bloqueo: en los smartphones es un aspecto clave, pero en el iWatch opino que sería un lastre, puesto que cada vez que queramos consultar algo tendremos que realizar un paso más. Además, teniendo en cuenta que lo llevaremos en la muñeca, no tendremos un problema con gente que quiera espiar nuestra información, a no ser que lo perdamos.
  • Estadísticas de nuestra actividad diaria: después de la popularidad de Fitbit o Fuelband, estadísticas sobre nuestra actividad diaria, como pasos andados y calidad del sueño, no pueden faltar. También sería interesante incluir un aspecto social, incluyendo a nuestros amigos, tal y como hacen los dispositivos mencionados.
  • GPS: esta tecnología sería fundamental para el punto anterior, pero también ampliaría las posibilidades en general del iWatch, por ejemplo con la capacidad de utilizar recordatorios basados en ubicación o la aplicación Amigos.
  • Passbook: y si nuestro reloj también sirviera como cartera virtual, o al menos nos permitiera usarlo como pantalla para nuestras entradas de cine o conciertos. Esto evitaría tener que sacar el iPhone en estas situaciones, algo que también podría estar ayudado por el GPS.
  • Siri: la amable asistente puede desarrollar un papel crucial en las acciones del smartwatch de Apple. Debido a su pequeña pantalla necesitamos algo que nos ayude a interactuar con él, la respuesta puede ser Siri, permitiéndonos contestar a las notificaciones o realizar diferentes acciones solo mediante voz. La única salvedad es que Siri necesita internet, por lo que Apple tendría que resolver este inconveniente, probablemente gracias a la conexión con el iPhone.
  • App Store: los desarrolladores deben poder exprimir este iWatch con aplicaciones. Esta posibilidad elevaría exponencialmente sus posibilidades, y si bien no será un iPhone con miles y miles de aplicaciones, sí que podría haber multitud de aplicaciones interesantes. Por otro lado, crear un kit de desarrollo y las múltiples API's conlleva tiempo, por lo que puede ser uno de los factores que retrasen su llegada.
  • Otras: funciones como escuchar música o visualizar fotos no parecen tan complejas de implementar y se podría aprovechar parte del código de iOS.
En definitiva, razonando las posibilidades y limitaciones de este iWatch, el concepto más adecuado sería como complemento de nuestro dispositivo iOS. El hecho de que un reloj esté siempre en nuestra muñeca es la razón que aporta múltiples ventajas respecto al iPhone, pero hay varios retos de software y hardware que la compañía debe superar para ofrecer una verdadera revolución y para que sea un producto al estilo Apple.

0 comentarios :

Publicar un comentario